¿Cómo educar a un perro hiperactivo?

¿Cómo educar a un perro hiperactivo?

Nadie está exento de tener un perro con exceso de energía, por ello es mejor conocer sobre el tema y tener la información para estar preparado lo mejor posible. Ante todo es conveniente saber que la hiperactividad son altos niveles de energía con repercusiones en cómo se relacionan con las personas u otros perros, exploración y juego.

En ciertos casos la hiperactividad puede ir más allá, pues también hay casos de perros con hiperquinesia y síndrome de hipersendibilidad-hiperactividad. Aquí te hablaremos sobre la hiperactividad fisiológica que se limita a tener mucha energía, las causas de éste son variadas, pero generalmente se produce por aprendizaje cuando se les refuerzan positivamente actitudes inadecuadas. Si tu perro es muy efusivo a la hora del juego, constantemente pide atención con aullidos o gimoteos, despierta fácilmente por cualquier ruido, o tiene un comportamiento destructivo ante ti como el morder su cama podría ser debido a esta hiperactividad. 

En cachorros es normal tener comportamientos más imprudentes, pero también es la etapa perfecta para prevenir este comportamiento a través de estimulaciones adecuadas; el ejercicio apropiado, juegos adecuados, reforzamientos adecuados y adiestramiento básico serán tus mejores aliados.

Correspondería a un experto, ya sea etólogo o adiestrador, ayudar a tu can con comportamientos reiterados, pero de primer momento puedes verificar que estés haciendo bien lo que te corresponde para ayudar a tu perrhijo con su exceso de energía.

Jugar con él

En estos casos procura que el juego sea controlado, intenta, por ejemplo, que cada vez que lances la pelota, tu perro te la regrese. Si debes pasar mucho tiempo fuera de tu casa también puedes intentar dejarle un juguete a su alcance para que tenga oportunidad de liberar algo de energía con el artículo correcto; lo ideal sería un juguete que promueva la calma.

Reforzar conductas

No premies o celebres sus comportamientos derivados del exceso de energía, en su lugar opta por ignorar esas conductas. Mejor premia las conductas tranquilas como cuando espera por su comida o cuando se recuesta en su cama.

Darle una tarea

Darle tareas específicas, puedes intentar asignarle una tarea específica para que concentre su energía en otra actividad. Por ejemplo, que cargue su propio juguete con la boca en su camino al parque.

Espacio físico

A pesar de que tengas un espacio pequeño en tu casa, trata de que tu lomito tenga la mayor movilidad posible dentro de este. Ábrele caminos para que pueda caminar sin toparse con muebles o artículos personales. 

Momentos de descanso

También es importante delimitar bien los momentos de juego y los momentos de descanso. Los momentos de tranquilidad se pueden aumentar asegurando ambientes calmados y estables, además de delimitación de horarios correcta.

<< Podría interesarte leer: ¿Por qué mi perro rompe su cama?>>

Disfruta el proceso de aprendizaje de tu perro y no olvides contactar a un experto en caso de que tengas dudas sobre su comportamiento.

Te invitamos a visitar nuestra tienda en línea en la que encontrarás camas, juguetes y otros productos para perros.

 

Deja un comentario

Nota: los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados