10 cosas que no sabías que molestan a tu perro

10 cosas que no sabías que molestan a tu perro

Los perros son el mejor amigo de las personas al mismo tiempo que las personas pueden ser el primer motivo de molestia de los perros y es que hay varias actitudes que molestan a tus peludos de las que puede que no estés totalmente consciente.

Más allá de señales claras que tienen para dejarnos saber su mal estado de ánimo como ladridos constantes o soltar la mordida, puede que haya otras maneras en que te estén dejando saber que les incomoda algo como alejarse unos pasos, no obedecer o inclusive gestos faciales de desaprobación. En ocasiones puede no ser solo la molestia, si no pasar a una ansiedad, aprende a identificar estas señales.

Con la intención de evitar la mayor cantidad de actitudes que molestan a tus perros, decidimos enlistar algunas a continuación para que las conozcas e intentes evitarlas.

1. Abrazos

Aunque los abrazos entre personas son un signo de afecto y cariño, a algunos los lomitos les incomoda que un brazo entero los rodee (aun cuando te dejan hacerlo). Se sienten inmovilizados y limitados en caso de que necesiten reaccionar rápidamente ante cualquier alerta. Frente a extraños también podría denotarles dominación, y sabemos lo conflictivo que es eso en el mundo canino.

2. Gritos

Alzar la voz ya es un problema para ellos por la sensibilidad auditiva que tienen, cuando a esto le agregas oraciones largas dirigidas a ellos con la intención de regañarlos, es un problema aún mayor. Por más enojado que te encuentres un 'no' firme podría ser suficiente para que entienda que lo que hizo está mal.

3. Vestirlos con trajes

Ver a tu can convertido en una calabacita para Halloween o en un osito de peluche en pleno invierno es indudablemente tierno, pero no debes olvidar que no es tan agradable para ellos sentir la tela y los resortes sobre sí. En la medida de lo posible, podrías evitarlo y si quieres o debes colocarle ropa intenta que sea gradualmente para que tenga oportunidad de acostumbrarse.

4. Darles palmadas en la cabeza

Aunque te deje hacerlo puede que hayas visto que agacha sus orejitas o se inclina hacia atrás evitando tu mano. Es preferible acariciarlo en su lomito, hacerle pancita e incluso rascarle por debajo de sus orejas; cuando lo tengas pidiendo más caricias es cuando acertaste en el lugar correcto.

5. Quedarte demasiado tiempo con su juguete mientras juegan

Durante una sesión de juego es fácil querer tomarles el pelo fingiendo que lanzas su juguete o simplemente retenerlo en tus manos para tomar un descanso. Lo malo es que en la dinámica a tus perros no les agrada tanto que dejes de jugar y te apropies de su juguete.

6. Insistir en que siga caminando cuando se distrae en la calle

Mientras salen a dar un paseo no falta que tu perrito olfatee el suelo por mucho tiempo o se detenga en cada poste para hacer del baño. Ante esto es importante no jalar su correa porque te arriesgas a lastimarlo, puedes acelerar el paso para que no tenga oportunidad de detenerse, decirle que no o bien, solo dejarlo ser el mismo por un momento. Incluso si se detienen de la nada puede ser que necesite un descanso, escúchalo y no lo obligues a cosas que no quiere.

7. Obligarlo a interactuar con otros perros

No por ser perros, todos deben ser amigos entre ellos. Es importante la interacción, pero solo con quienes ellos decidan, el mismo caso con las personas.

8. Enfrentarlo a sus miedos

Si ya te dio a entender que le asustan los cuetes o la lluvia no intentes que se exponga a ellos para superarlo, lo que podría pasar es que desconfíe de ti y tenga aún más temor de ciertas situaciones.

<< Podría interesarte leer: Cómo saber si tu perro tiene ansiedad >>

9. Que les toques las almohadillas

Al tener mucha sensibilidad en esta parte de sus patas, prefieren que no los toques.

10. Mirarlos directo a los ojos

Especialmente para perros que no son tuyos, evita mirarlos fijamente por mucho tiempo a los ojos. Toman esto como un acto de dominación y pensarán que los estás retando.

Como puedes darte cuenta hay muchas cosas que pueden llegar a molestar a los peludos del hogar. No te angusties, la clave es captar las señales y evitar esas actitudes que les disgustan. Ante cualquier reacción exagerada de su parte, es recomendable llevarlo con un experto (ya sea el veterinario de cabecera o etólogo) para descubrir qué le molesta, por qué y juntos puedan encontrar una solución.

¿Ya conoces nuestra tienda en línea? En ella encontrarás distintos productos para perro como collares, camas y juguetes.

Comentarios

Jimena Biro

Gracias por la información!! Fue muy útil!!

Deja un comentario

Nota: los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados